¿Quiénes somos?

Somos Agustina y Francisca. Nos conocimos estudiando Ciencias de la Comunicación e hicimos parte de la carrera juntas. Ambas nos especializamos en comunicación comunitaria y trabajamos durante varios años en diferentes proyectos sociales. Siempre disfrutamos de hacer cosas con las manos.

Un día, a una de nosotras le tocó vivir una de esas situaciones límite que a veces te pone la vida. Todo salió bien pero el proceso de recuperación fue largo. Fue entonces cuando, entre mates y charlas, aparecieron el hilo, la aguja y los retazos de tela. Comenzamos a encontrarnos cada semana y, de a poco, eso que había comenzado como algo terapéutico se fue transformando en algo más. Fuimos ensayando y creando cosas que nos gustaban, queríamos que nuestros hijos pudieran jugar con otras cosas que no fueran princesas, super héroes de películas o los personajes de la serie de moda. Así, sin que casi nos diéramos cuenta empezamos a darle vida a Rosaura.

Como todo surgió del anhelo y del sueño por hacer cosas lindas, nuestros amigos nos apoyaron y fueron ellos los que nos regalaron las primeras telas, pedazos de género que tenían en su casa, en su trabajo, retazos de alguna tela que conservaban desde hace tiempo pero ya no usaban. También nosotras recuperamos pequeños tesoros familiares y nos dedicamos a buscar esa tela soñada cada vez que pasábamos por alguna retacería o cuando nos íbamos de viaje. Después de nuestros espacio de costura, las mercerías y las casas de tela se convirtieron en nuestro lugar favorito. De a poco, fuimos reconociendo y eligiendo texturas, colores, tramas, estampados y combinando diferentes materiales. En esa búsqueda y a partir de esa exploración fuimos creando nuestra propia impronta y encontrando una manera de hacer las cosas muy nuestra.

En Rosaura trabajamos con materiales nobles y todas nuestras producción están hechas a mano. Las telas, los hilos y las maderas son nuestra materia prima y nuestra inspiración. Pensamos en su belleza y armonía, pero también en la importancia de la sustentabilidad de los elementos que utilizamos. Por eso y porque creemos en el respeto por los materiales con los que trabajamos y por quienes nos ayudan a terminar cada uno de nuestros diseños, nos ocupamos de que todo el proceso se de en el marco de un trabajo justo y cuidadoso con el ambiente.

En Rosaura diseñamos objetos para chicos y también para grandes. Soñamos con juegos y espacios en los que haya productos hechos con amor. Nuestra invitación es hacer un regalo pensando en el otro, en sus necesidades, en sus gustos o en los estímulos indicados para su edad, en el caso de los más pequeños.

Estamos convencidas de que cuánto menos haga un juguete más va a hacer la mente de un niño, por eso apostamos a una infancia llena de juegos y momentos mágicos en los que el protagonista sea el niño y no los juguetes con los que juega. Cada uno de los objetos que creamos en Rosaura busca recuperar el valor de lo simple a la hora de jugar y nada mejor que un muñeco de tela o una casita para hacerlo. 

Esperamos que disfruten con sus hijos, amigos, nietos o sobrinos de la mágica experiencia de crecer y jugar, tanto como nosotros disfrutamos de hacer Rosaura.